Muchas veces, en nuestro entorno, se produce un efecto cuyo resultado, puede ser terrible. No es otro que la comunicación de la incomunicación o, lo que venimos a llamar habitualmente, EL RUMOR.

En un entorno empresarial o, incluso, en el mismo entorno musical, debemos estar en constante contacto con nuestros seguidores, clientes, etc., ya que son ellos los que van a ser fieles a nuestro producto. Si a estos seguidores, no les damos información sobre nuestros movimientos o noticias que surgen en nuestro entorno, puede desencadenar en que esos seguidores, clientes, fans, comiencen a extender una rumorología sobre nosotros que pueden suponer un serio problema para nuestra marca.

El rumor es, muchas veces, tan peligroso como un veneno. Generalmente, suele ser información falsa y se extiende a una velocidad increíble y cuando queremos darnos cuenta, estamos ante una situación que requiere una única y rápida solución y es el tranquilizar a esos seguidores inquietos con nuestro propio comunicado sea de la índole que sea.

Nuestra marca personal debe comunicar, debe anticiparse antes de que lo hagan otros por nosotros. No sólo vamos a tener seguidores fieles a nuestro grupo, cantante o marca. Tenemos que ser conscientes de que también existen “Haters” que van a ir a perjudicarnos y son ellos, lo que pueden llegar a comunicar sobre nosotros y no para bien, precisamente.

Con todo esto, el consejo que os doy es, que no dejéis que nadie informe sobre vosotros y vuestro producto o marca. Sed vosotros lo que nutráis a vuestros seguidores de noticias e informaciones veraces.

Deja un comentario